“Lo primero que hay que hacer para salir del pozo es dejar de cavar”. Proverbio chino.

NO PODEMOS RESOLVER PROBLEMAS PENSANDO COMO CUANDO LOS CREAMOS. Albert Einstein

“Si a alguien le indigna más ver un contenedor ardiendo que una persona comiendo de él, tiene que revisar sus valores”

Sobre los poderes de siempre y los emergentes: "“No nos parece mal que nos muerda un lobo, pero a todo el mundo le saca de quicio que le muerda una oveja". Ulises de Joyce, Cap. 16




domingo, 15 de abril de 2018

Semivago procesional, 2: Vida prestada, Berta Vías Mahou


Dedico este post a Andandos, a Josep Vilaplana y a todos los amigos de por aquí amantes de la fotografía.




Quien no haya visto fotos de Vivien Maier, puede ser conveniente hacerse primero una idea de ellas en esta URL:


La señorita Vivien no se hizo famosa hasta años después de morir. Trabajó siempre de niñera, lo que además de un sueldo, una habitación y un poco de comida (que siempre tomaba de pie), le daba tantas horas de libertad como pasaban los niños en el colegio. Y las dedicaba a pasear por la ciudad (Chicago y Nueva York) sacando fotos de todos los que le interesaban. Usaba una Rolleiflex, que solía llevar colgada a la altura de las caderas. Y se gastaba casi todo el dinero en revelas una parte pequeña de las fotos en tiendas de barrio. Se dice que sacó 150.000 fotos. Una vez muerta, se subastaron cajas llenas de negativos. Cayeron en buenas manos y así, poco a poco, la desconocida se hizo famosa. Desde hace pocos años muchos periodistas, escritores y artistas han escrito artículos sobre ella y he leído todos los que encontraba.


Berta Vías Mahou es una de mis escritoras favoritas. He leído toda la narrativa que ha escrito; solo me falta un ensayo. Y además, siempre que la he leído me ha dejado durante un tiempo un poso de bondad. Creo que le dije una vez: No me conviene leerte porque durante un tiempo me vuelvo buena persona y pierdo esa pequeña maldad con la que me defiendo en la vida.

Imagino que conocerá de Vivien todos los datos que pueden saberse. Y a partir de ahí ha inventado un personaje que es de carne y hueso, alejado de los datos que suelen proporcionar los periodistas. Y ha escrito un libro que vence y convence; de esos que te hacen leer más despacio para que duren más.

Terminado el libro, he vuelto a ver fotos de Vivien y me ha parecido que podía entenderla mejor.

En cuanto a la escritura, una gran sorpresa. La historia está contada casi toda en segunda persona, usando el “tú” para decir lo que dice la protagonista. Como si Berta le estuviera contando a Vivien la vida de esta. Este tipo de narrador es endiabladamente difícil, el terror de cualquier escritor. Pero superando los problemas técnicos, la presencia clara y potente de la narradora da energía a la vida de quien vivió ocultándose: incluso mentía a menudo cuando le preguntaban por su nombre.

Lo mejor, creo, es terminar este post copiando extractos de reseñas:

Reseñas:

«Un hermoso desafío. Su aproximación, a veces a un fantasma, otras a una sombra, toma cuerpo a través de los personajes que rodearon a la fotógrafa, que se hace presente aquí más que en su propia vida.»
Inés Martín Rodrigo, ABC Cultural

«Vivian Maier: una mujer misteriosa que por fin habla gracias a la imaginación y el talento de Berta Vias, que le ha prestado una vida entera.»
El Cultural

«Una historia fascinante.»
Carlas Francino, La Ventana, Cadena Ser

«Con audacia y acierto, Vias Mahou elige la segunda persona, y eso nos aproxima aún más a Vivian Maier, dejando la impresión de que su voz -muy bien modelada- nos llega directamente. Como si estuviéramos oyéndola hablar.»
Ana Rodríguez Fischer, Babelia

«Una novela con una lectura feminista muy interesante.»
Benjamín Prado, La Ventana, Cadena Ser

«Consigue Berta Vias que el lector [...] no quiera dejar de escuchar a Vivian, la reconstrucción imaginada de la vida que nunca reveló, sin darse cuenta de que a su espalda o perfil acaba de sonar un clic.»
Guillermo Busutil, Mercurio

«La escritora ha sabido quedarse en el punto exacto para contarnos una vida, pero sin dejarse llevar por el torbellino de emociones que a veces nos alcanza al darle voz a una persona que nos cautiva de esta manera desde el primer momento. Ahí reside, a mi juicio, el gran logro de esta narración. El equilibrio. Ese imprescindible término.»
Ovidio Parades, La escena

«Berta Vias Mahou ha logrado transcribir la partitura callada de una vida que murmura en la oscuridad con el arte de la novela.»
Jorge F. Hernández, El País

«Berta Vias [...] prescinde de la tediosa rutina del dato protocolario y documental, de la aburrida confirmación del hecho vital para adentrarse en el alma de la fotógrafa Vivian Maier a través de un cuidadoso retrato novelado, de un diálogo tú a tú con la protagonista. Un texto reflexivo, que intenta dar respuesta a los enigmas que envuelven a esta mujer. [...] Un esfuerzo de comprensión dirigido a arrojar luz sobre Vivian Maier y revelar el negativo de su imagen.»
Javier Ors, La Razón

«Una vida prestada funciona como metáfora de la mujer artista, de su silencio -a veces ensordecedor- en un medio del que a menudo es desplazada por quienes siempre lo tienen todo más claro. Una lectura intensa de la que no resulta fácil desprenderse.»
Manuel Rodríguez Rivero, Babelia



8 comentarios:

  1. Yo no conozco a ninguna de las dos, ni a la escritora ni conocía a la fotógrafa, ahora si, siguiendo tu consejo estuve viendo sus fotos, yo no soy entendido en la materia, solo lo que me gusta y lo que no, y sus fotos me gustan mucho, es como si lo que persiguiera ella es retratar a la vida misma a través de la gente en movimiento.
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beno Genín, ya sabes. En esta etiqueta espero quitarme la mitad de lo vago que soy para comentar los libros que voy leyendo.

      No tienen porqué intersaros a todos, porque elijo lecturas azarosamente. Pero si alguno interesa, magnífico.

      Eliminar
  2. A mí también me ha gustado mucho. Coincido contigo en ese poso de bondad que deja siempre Berta tras leerla.
    Qué casualidad que la comentes cuando este mes saco una reseña en el número de Quimera. Luego la colgaré en mi blog. Siempre celebro coincidir contigo.
    Muchos besos, Nano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema. Ya tendo ganas de leer lo que dices, porque tú sí eres un peso pesado de los libros.

      Besones

      Eliminar
  3. Viva semivago! Este de Berta lo tengo pendiente...

    ResponderEliminar
  4. ¡!ue viva al menos dos años! Antes de verme atacado por otro empujón de apatía.

    Tienes que leerlo sí o sí.

    Besines

    ResponderEliminar
  5. mil gracias a todos, semivago, gemma y aroa. y besos, b

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y muchos besos a ti, por tu excelencia.

      Eliminar