“Lo primero que hay que hacer para salir del pozo es dejar de cavar”. Proverbio chino.

NO PODEMOS RESOLVER PROBLEMAS PENSANDO COMO CUANDO LOS CREAMOS. Albert Einstein

“Si a alguien le indigna más ver un contenedor ardiendo que una persona comiendo de él, tiene que revisar sus valores”

Sobre los poderes de siempre y los emergentes: "“No nos parece mal que nos muerda un lobo, pero a todo el mundo le saca de quicio que le muerda una oveja". Ulises de Joyce, Cap. 16




domingo, 10 de febrero de 2013

Acaparamiento de tierras (land grabbing)

Una reseña que aparece la actualización de hoy en Globalízate (http://www.globalizate.org). El título entero es Acaparamiento de tierras (y de agua): nuevos y contundentes datos sobre esta práctica atroz derivada de la globalización neoliberal

Para mí ha sido sorprendente, porque a pesar de leer bastante sobre estas cuestiones, nunca en ningún medio de comunicación había leído nada: como si fuera algo tan terrible que se debe ocultar. También me ha producido asco y una cierta dosis de angustia. Para facilitar la lectura, os hago un copypaste.


Acaparamiento de tierras (y de agua): nuevos y contundentes datos sobre esta práctica atroz derivada de la globalización neoliberal.

Louis Lasalle para Globalízate, 05/02/2013 
Durante los últimos 5 años, algunos gobiernos y corporaciones están invirtiendo en la adquisición de grandes extensiones de tierra fuera de sus fronteras como parte de una estrategia especulativa y de seguridad alimentaria, y energética. Este fenómeno ha alcanzado ya grandes magnitudes a nivel global y ha sido llamado Acaparamiento de tierra o Land grabbing. Las principales causas de esta estrategia son el aumento de la población, el cambio hacia dietas mucho más basadas en el consumo de carne, el aumento de los precios del petróleo y la inclusión de los agrocombustibles en las políticas estratégicas, la rentabilidad de la especulación con los alimentos y, por último, la previsible pérdida de rendimientos agrarios debida al cambio climático. En definitiva, la tierra y con ella el agua, pueden tener un inmenso valor en un futuro cercano y ha entrado en el mercado internacional de una forma descarnada.

Hace dos semanas Rulli et al.(1) publicaron en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences un artículo en el que sintetizaban los datos sobre el fenómeno del acaparamiento de tierras. En Globalízate consideramos que este fenómeno es de una enorme gravedad y se enmarca dentro de los cambios a escala planetaria generados por la globalización neoliberal y, por tanto, nos ha parecido de especial valor para nuestra web.

Los autores del artículo señalan que el acaparamiento de tierras se ha intensificado durante los últimos 4 años como consecuencia del incremento de los precios de los alimentos en 2007-2008. Se han contabilizado 62 países acaparadores y 41 acaparados. Como era de esperar, África se lleva la mayor parte del acaparamiento (47% del total) y Asia el 33%. En algunos casos, el terreno comprado puede ser una enorme fracción del país: 20% Uruguay o 17% Filipinas. En otros casos, la proporción acaparada corresponde a prácticamente toda la superficie agrícola del país o incluso, una vez tomada toda, se deforesta para tomar más. Gabón 85%, Liberia 106%, Filipinas 50%, Sierra Leona 40%. Con frecuencia, esta adquisición de terrenos no es el resultado de un proceso transparente y democrático, sino que se hace sin consultar a los habitantes locales y está asociado a violaciones de los derechos humanos, y a diversos impactos sociales y ambientales (2).

Los 5 países más acaparadores de terrenos fuera de sus fronteras son el Reino Unido, USA, China, Emiratos Árabes Unidos e Israel, por ese orden. Sin embargo si dividimos la superficie acaparada por en número de habitantes del país neocolonial veremos que los que se llevan un mayor acaparamiento por habitante son, y con mucha diferencia, Emiratos, que acapara 375 ha por habitante, seguido de Israel que acapara 275.

El acaparamiento de tierras supone también el del agua. Esa utilización del agua produce escasez, destrucción de la calidad y conflictos sociales. Un ejemplo claro es el de Sudán, donde el acaparamiento se hace a orillas del Nilo Azul y se quita el acceso al agua a los pequeños agricultores locales. Los países más acaparados en volumen de agua son Indonesia, Filipinas, República Democrática del Congo, Tanzania, Sudán, Papúa Nueva Guinea y Liberia.

Las consecuencias de todos estos datos estremecedores son claras: países poderosos están robando a los países empobrecidos la poca riqueza que les quedaba; es decir, la tierra para cultivar y el agua, dejando tras de sí exclusión, pobreza, malnutrición, contaminación y pérdida de soberanía alimentaria. Muchos de los países cuyos terrenos están siendo robados, sufrían previamente problemas de malnutrición por lo que este arrebato agravará su situación. En el artículo podremos encontrar detallada información sobre este fenómeno.

Cuando observo el fenómeno del acaparamiento de tierras no veo por ningún lado la mano invisible de Adam Smith regulando el sistema, ni ninguno de los beneficios generales con los que nos sermonean una y otra vez los ortodoxos de la ideología ultraliberal. Cuando se trata de dinero no hay ética que valga, las medidas del libre mercado generalizadas a nivel global pueden terminar en este tipo de expolio e injusticias. No generan ni más competencia ni mejores servicios sino más pobreza, desigualdad y conflictos. Siempre que haya un recurso con el que especular, habrá alguien que lo tomará por muy terribles que sean sus consecuencias. Es más, este sistema ha permitido que los que se enriquecen con esto no se manchen ni las manos ni la conciencia, sino que ganen dinero firmando documentos sin ver ni por asomo la pobreza que dejan detrás. De hecho recuerdo hace 2 o 3 años una campaña de una caja de ahorros española para que sus clientes invirtieran en alimentos con un cartel que parecía incluso algo solidario. Detrás de esas inversiones que el cliente haría muchas veces sin conocimiento, había acaparamiento, especulación con alimentos, contaminación y hambre en tierra lejanas. Ir a los países empobrecidos a robarles la tierra y el agua a los agricultores humildes es el último paso desvergonzado de este modelo de desarrollo, desde Globalízate os iremos informando de este fenómeno desde la sección de Soberanía Alimentaria.

Referencias
1 Rulli, M.C., Saviori, A., D'Odorico, P., 2013. Global land and water grabbing. Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) 110, 892-897. http://www.pnas.org/content/early/2013/01/02/1213163110.abstract

2 http://www.landcoalition.org/

13 comentarios:

  1. ¡A desalambrar!

    (y libertad)

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que sí, GENÍN? Lo que me extraña no es el egoísmo de los ricos, sino que algo tan brutal haya pasado prácticamente desapercibido para la sociedad.

    Salud, hermano.

    Espero, C.S., que llegado el momento todos esos contratos se consideren falsos.

    (y libertad de las personas, no de los mercados y el movimiento de capitales).

    ResponderEliminar
  3. Parece que Evo Morales presentó una iniciativa ante Naciones Unidas para que se declarara el agua un derecho humano. No le van a hacer ni caso, pero es natural que la iniciativa venga de él. Alguien me contó que en Bolivia durante la administración de Sánchez Lozada se privatizaron todos los derechos de agua del país, que fueron a parar a manos de compañías norteamericanas. La cosa llegó a límites increíbles, como mandar a la policía a las casa de los campesinos para destruir los barriles en los que recogían el agua de la lluvia, pues de esta manera no pagaban los aranceles correspondientes. Yo he oído decir (con estos oídos que se han de comer los gusanos) a un empresario boliviano que no se puede dejar la gestión de los recursos naturales a los indios, porque eran (sic) "tubos digestivos con patas"

    (C. S. Felizmente atrapada en casita por la nieve)

    ResponderEliminar
  4. Esta práctica de especular con la tierra, hace tiempo que se viene practicando a nivel de especuladores pequeñitos. El dicho "le están poniendo puertas al campo" es real. En los pueblos donde antes se podía pasear, coger setas, esparrágos etc., está rodeado de cercas sin, ni siquiera, respetar las normas de paso.
    Del grande al chico y viceversa el abuso es más que evidente y aquí, como no, "el más tonto hace relojes"

    Somos cada día más y demasiado mal avenidos.

    Abrazo

    ResponderEliminar

  5. Exilio planetario.

    La marea azul que llega -caso omiso a consultas- es la privatización del agua de esta región.

    ResponderEliminar
  6. ¡Blanca navidad!, C.S. El agua va a ser un problema grave (lo está siendo ya, pero no por la cantidad sino por la contaminación y porque muchos la quieren dedicar a campos de golf y similares). Creo que nos dará tiempo a verlo con los ojos que se van a quemar (si sigue habiendo combustible para incinerarnos). Evo hoy no es nadie... pero él o su sucesor y varios de ese estilo son mi Gran Esperanza: los que han dicho NO al BM y el FMI.

    Lo que dices, ISABEL, me ha dado una rabia enorme muchas veces: coger un camino rural y no poder salir de él porque a ambos lados estaba vallado como “coto de caza”. Pero la escala del land grabbing es brutal en comparación. Todos esos países con un gran porcentaje convertido en fincas de empresas privadas no cultivarán lo que comen los habitantes, sino lo que los occidentales puedan comprar a buen precio. Podemos imaginar decenas de millones de hambrientos en cada país. Prefiero imaginar a la gente rompiendo las vallas y matando a los de seguridad y a los coloniales.

    AROA, si a mis padres les llegan a decir que un día el agua, que se contiene mediante infraestructuras pagadas por todos durante decenas de años, iba a convertirse en propiedad de una empresa, se mueren del susto.

    Ahora que nos dan un disgusto tras otro, y que nos roban lo nuestro un día sí y otro también, ni reaccionamos.

    Qué decir, Porto, cómo mediar entre la humanidad y la barbarie.

    Un abrazo a todas (Porto incluido).

    ResponderEliminar
  7. Pues habrá que reaccionar. Como decía Séneca, “Aquel que teniendo el poder de hacerlo no prohíbe el pecado lo comete” (Troyanos, 290) Seguir callados, es un delito.

    ResponderEliminar
  8. Sin que siente intención o precedente de comparar este artículo “exhaustivo y maravilloso por la multitud y vorágine de datos aportado” con el enlace a la dirección de Internet situada al final de estas líneas, hay un rumor que responde a un posible proyecto en vías de desarrollo que he ido leyendo:
    La política pretende someter el agua del rural, pozos construidos por los vecinos a un canon de Augas de Galicia.
    Por decirlo jocosamente como le decía a un familiar del rural que tiene un pozo desde hace unos 100 años, y en la aldea tienen una canalización de agua desde un pequeñísimo depósito en un lugar elevado construido entre los vecinos de una aldea de Galicia (Paderne) hace unos 40 años que a través de unas tuberías lleva el agua hasta sus grifos…
    Le decía: “Dice Feijoo que todo o que hay en Galicia e del e hay que freirvos a impostos” provocando su lógico enfado al escucharme…
    http://www.meneame.net/story/cobrar-hasta-agua-fuentes-gal

    ResponderEliminar
  9. Es evidente, MANOLO, que en "apariencia" las consecuencias del acaparamiento de tierras de Estados pobres por parte de corporaciones globales ricas no se pueden comparar "en escala" con las de robo de lo que es “de todos” en forma de canon. Lo que está sucediendo y lo que sucederá en esos países a los que les roban los recursos básicos, tierra cultivable y agua, es y será hambre, malnutrición y muerte. Lo que nos cuentas de Galicia, traerá otro "bocado" a lo que es de todos, y las consecuencias serán que empobrecerá un poco más a la gente (más cuanto menos recursos se tengan).

    Pero fuera de esa "apariencia", todo forma parte de lo mismo: el ataque de los mercados globales, que se han dotado previamente de leyes que los benefician, se extiende globalmente pero se aplica localmente.

    Ya nuestros tatarabuelos empezaron a pagar con impuestos, o a construir ellos mismos con su esfuerzo y dinero, las infraestructuras del agua. En Galicia es un canon sacado de la chistera, en Madrid, una privatización que se ha retrasado porque con la crisis nadie quería pagar el precio, imagino vergonzosamente pequeño, que la Comunidad de Madrid quería meter en sus arcas, además de, supongo, beneficiar a determinados “empresarios”.

    En definitiva: el robo de los mismos a los de siempre.

    De esos lemas que corren por ahí, hay uno que suscribo y que dejo que afecte a mi pensamiento social: "Piensa globalmente, actúa localmente".

    Por eso, aunque no comparables en escala, lo que nos cuentas de Galicia me indigna y te agradezco mucho que nos lo hagas saber.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cuando leo un artículo como este que muestra el lado más ruín del ser humano siento como todos ,tristeza,rabia etc. pero también una gran IMPOTENCIA.Me miro y me pregunto :¿Y tú B. qué estas haciendo para mejorar este mundo? Por eso me gustan tus palabras Nán;hay que pensar globalmente y actuar localmente.Algún día de viejecita igual abro mis propias fronteras ,de momento me consuela lo dicho por Nán.
    B.

    ResponderEliminar
  11. B., un artículo de hoy de Maruja Torres es una excelente respuesta (¡cómo no, siendo Maruja la que es!).

    http://elpais.com/elpais/2013/02/13/opinion/1360748166_320980.html

    Tú puedes hacer como yo, la parte muy pequeñita que nos toca.

    Un abrazo y ánimo

    ResponderEliminar